Quicklists

La Misa: Ceremonia de Adoracion al Sol - Documental

Al principio del siglo IV el Emperador Constantino expidió un decreto que hacía del Domingo un día de fiesta pública en todo el Imperio Romano. El día del sol fue reverenciado por sus súbditos paganos y honrado por los Cristianos; pues era política del emperador conciliar los intereses del paganismo y del Cristianismo que se hallaban en pugna. Los obispos de la iglesia, inspirados por su ambición y su sed de dominio, le hicieron obrar así, pues comprendieron que si el mismo día era observado por Cristianos y paganos, éstos llegarían a aceptar nominalmente el Cristianismo y ello redundaría en beneficio del poder y de la gloria de la iglesia. El Sábado bíblico que Dios bendijo y santifico (Génesis 2:2, 3) fue hecho a un lado. En su lugar el festival observado por los paganos como “el venerable día del sol” fue exaltado. Y para llamar la atención de la gente hacia el Domingo (día del sol) ese día fue declarado día de fiesta en honor de la resurrección de Cristo. La iglesia se vio entonces en gravísimo peligro, y en comparación con él, la cárcel, las torturas, el fuego y la espada, eran bendiciones. Algunos Cristianos permanecieron firmes, declarando que no podían transigir. Otros se declararon dispuestos a ceder o a modificar en algunos puntos su confesión de fé y a unirse con los que habían aceptado parte del Cristianismo, insistiendo en que ello podría llevarlos a una conversión completa. Fue un tiempo de profunda angustia para los verdaderos discípulos de Cristo. Bajo el manto de un Cristianismo falso, Satanás se introducía en la iglesia para corromper la fé de los creyentes. La mayoría de los Cristianos consintieron al fi n en arriar su bandera. Aunque en sus mejores tiempos, la iglesia no contó exclusivamente con fieles verdaderos, puros y sinceros. Fue necesario sostener una lucha desesperada por parte de los que deseaban ser fieles y firmes, contra los engaños y las abominaciones que, envueltos en las vestiduras sacerdotales, se introducían en la iglesia. Con el fin de obtener ventajas y honores mundanos, la iglesia procuró el favor y el apoyo de los grandes hombres de la tierra. La iglesia primitiva fue inducida a rendir lealtad al obispo de Roma. Los emperadores Romanos, reclamando ser dioses, ahora cambiaban los papeles con los prelados Romanos. "¡Salgan de ella, pueblo mío, para que no participen de sus pecados y para que no reciban sus plagas!". Apocalipsis 18:4

Please select playlist name from following

Report Video

Please select the category that most closely reflects your concern about the video, so that we can review it and determine whether it violates our Community Guidelines or isn’t appropriate for all viewers. Abusing this feature is also a violation of the Community Guidelines, so don’t do it.

0 Comments