Hasta la próxima


Devocion Matutina Para Damas - Miercoles 9 de Octubre del 2019 | Narrada por Sirley Delgadillo

6 vistas
Roberto Rosado
6
Publicado en 09 Oct 2019 / En Matutinas / Matutina Damas

SALOMÉ

INSENSATEZ

El corazón del justo piensa para responder; mas la boca de los impíos derrama malas cosas. Proverbios 15:28.

Desde pequeñitos queremos ser aceptados por los demás. Nos importa lo que piensan de nosotros, queremos agradar a los que nos rodean y nos duele cuando somos rechazados. En este juego de aceptación, las víctimas más afectadas son los adolescentes. Faltos de experiencia, carecen de la coraza que paulatinamente nos genera la sociedad y las vivencias, y pronto sucumben a la presión social.

Víctimas de esta presión, nuestros hijos comienzan a fumar, a beber, a drogarse y a tener relaciones sexuales antes de casarse. No quieren defraudar a sus pares. Pero la vorágine del juego aceptación-rechazo les impide usar su mejor herramienta para no hundirse en ese fango. Me refiero al pensamiento. ¡Si lo usaran, cuántos dolores y sinsabores se evitarían!

En el palacio había una gran fiesta. Los invitados llegados de la Roma imperial eran agasajados con abundante comida y con bebidas embriagantes. El ambiente se iba tornando más desinhibido. De pronto Salomé, hijastra del rey, de hermosa figura y para deleite de todos, hizo su entrada y ejecutó una danza seductora. Todos fueron embelesados por tal demostración, y el rey Herodes, a causa de la embriaguez y la fascinación de la danza, le ofreció a la joven lo que pidiera, aun la mitad de su reino, si así lo solicitaba. No sospechaba el rey el dolor que le causaría esta irreflexiva promesa.

La joven quedó perpleja ante el ofrecimiento. ¿Qué pedir? ¿Joyas? ¿Dinero? ¿La mitad del reino? No sabía qué pedir. Entonces recurrió a su madre Herodías. Esta, ávida de venganza, sí sabía qué pedir. Le ordenó que pidiera la cabeza de Juan el Bautista, el profeta que denunció su relación incestuosa y adúltera con Herodes. Salomé se resistió, pero la presión aumentaba; se negó, pero la presión se agigantó. No quería pedir lo que su madre le aconsejaba, pero tampoco quería defraudarla. Al fin cedió, y el mayor de los nacidos de mujer, el que bautizó al Mesías y lo presentó al mundo, fue decapitado.

Hoy, la historia se repite. El precio que se paga por la insensatez sigue siendo caro. Por ello, antes de sucumbir bajo la presión social, levántate sobre tus pies, ora, piensa y recuerda que eres hija del Rey, y no necesitas probarlo sino vivir como princesa de Dios. -AR

==================
Narrado por: Sirley Delgadillo
Lecturas Devocionales para Damas 2019
Hijas del Rey
Por: Diane de Aguirre

Mostrar más
0 Comentarios sort Ordenar por

Comentarios de Facebook

Hasta la próxima