Hasta la próxima


Devocion Matutina Para Damas - Viernes de Noviembre 2019 | Narrada por Sirley Delgadillo

2 vistas
Roberto Rosado
6
Publicado en 08 Nov 2019 / En Matutinas / Matutina Damas

HEPSIBA

UNA REINA SIN BELLEZA

De doce años era Manasés cuando comenzó a reinar, y reinó en Jerusalén cincuenta y cinco años; el nombre de su madre fue Hepsiba. 2 Reyes 21:1.

Nuestra sociedad promueve un exacerbado culto a la belleza exterior. Por doquier vemos mujeres afectadas en su autoestima porque no alcanzan el actual modelo de belleza. Bulimia, anorexia, depresión y baja estima propia son algunos resultados de este fenómeno social.

Pero la Biblia dice en qué consiste el verdadero encanto. El carácter virtuoso, los altos valores morales, la preparación para ser una buena esposa y madre, constituyen la verdadera belleza femenina.

No estoy promoviendo el descuido de la apariencia personal, pero la búsqueda de la belleza física a costa de los valores morales, descuidando la salud y permitiendo que la belleza exterior sea más importante que la interior, ¿no es acaso un camino sin retorno que conduce a la desgracia de la sociedad a la que debemos ayudar?

Aquí tenemos un caso interesante: Hepsiba, esposa de Ezequías, el rey de Israel cuyo reinado se destaca por su gran reforma religiosa, fue madre de Manasés, un rey que se destaca por su maldad.

En verdad, Manasés fue uno de los peores reyes de Judá. Tuvo la osadía de oponerse a Jehová. ¿Por qué Manasés se comportó así? —nos preguntamos. ¿Acaso no fue suficiente para formarlo en la virtud el ejemplo de su padre?

Si recordamos que las madres de Israel eran las encargadas de la educación de sus hijos, podemos inferir que hubo una deficiencia en la crianza de este joven. Hepsiba pudo haber sido una de esas mujeres tan preocupadas por su belleza exterior que terminó descuidando sus deberes maternos.

Según el Diccionario de la Biblia de William Wilberforce, Hepsiba significa “ella es mi delicia”. Por su nombre y el carácter de su hijo, podríamos inferir que fue elegida reina por su belleza más que por su piedad.

Querida amiga, sobre todas las cosas cultivemos la belleza interior. Sigamos el consejo del apóstol Pedro, quien escribió: “Su adorno no sea el exterior, con arreglos ostentosos del cabello y adornos de oro, ni en vestir ropa lujosa; sino que sea la persona interior del corazón en lo incorruptible de un espíritu tierno y tranquilo. Esto es de gran valor delante de Dios" (1 Pedro 3:3, 4, RV15). -LCh

==================
Narrado por: Sirley Delgadillo
Lecturas Devocionales para Damas 2019
Hijas del Rey
Por: Diane de Aguirre

Mostrar más
0 Comentarios sort Ordenar por

Comentarios de Facebook

Hasta la próxima