Matutinas

Subcategoría

Roberto Rosado
115 vistas · 4 años hace

JACQUES CARTIER

Los que aman tus enseñanzas tienen mucha paz y no tropiezan. Salmo 119:165.

Jacques Cartier, con sus tres barcos, navegaba río arriba por el San Lorenzo. Al hacerse más angosto el río, el francés ancló dos de sus barcos. A los hombres que quedaron allí les dio la orden de construir un fuerte. Cartier, mientras tanto, continuó río arriba hasta verse obligado a anclar el tercer barco. De allí continuó en una chalupa hacia una Isla bastante grande situada en medio del río.

Había más de un millar de indios en la Isla esperándolo para darle la bienvenida. Guiaron a los exploradores a su villa, donde el jefe les regaló maíz y carne de venado para comer. A cambio, Cartier les dio porotos, bolitas perforadas de vidrio de diferentes colores para hacer collares, y cortes de tela.

Fue muy benéfico para los exploradores trabar amistad con los indios, puesto que ese Invierno muchos de los hombres de Cartier enfermaron de escorbuto. La boca y las encías les dolían mucho. Se les aflojaron los dientes y el dolor en las articulaciones era Insoportable. No sanaban con facilidad las heridas. La muerte acechaba muy de cerca.

-Nosotros hacer medicina para grande enfermedad -dijeron los Indios al visitar el fuerte- Seguirnos ustedes.

Cartier siguió a los Indios y se Internaron en el bosque donde llenaron una canasta de hojas de abeto. De regreso en el fuerte, los indios prepararon una olla grande de té de abeto.

-Beberlo -ordenaron los indios-. Buena medicina.

Los exploradores obedecieron y, en poco tiempo, recuperaron la salud. Los que aún no habían enfermado también bebieron el té de abeto y de esa manera evitaron la enfermedad. Cartier y sus hombres no lo supieron, pero el escorbuto se genera por falta de vitamina C en la alimentación. Durante las largas expediciones, los hombres se alimentaban con carne seca salada y bollos secos. Era muy raro que consumieran frutas o vegetales frescos. El té de hojas de abeto les proporcionó la vitamina C que les faltaba.

Conozco a varias personas que sufren de escorbuto espiritual. Son débiles y apáticas en su vida cristiana. Se ofenden con facilidad. Su orgullo herido tarda mucho en sanar.

Las personas que sufren de escorbuto espiritual urgentemente necesitan fuertes dosis de té bíblico. La Biblia contiene un elemento muy especial que nos ayuda a enfrentar mejor la vida cotidiana.

================
Narrado por: Daniel Ramos
Lecturas Devocionales para Jóvenes 2020
Persigue tus sueños
Por: Dorothy E. Watts

Roberto Rosado
106 vistas · 4 años hace

FERNANDO DE MAGALLANES

Pues todo lo puedo hacer por medio de Cristo, quien me da las fuerzas. Filipenses 4:13.

Si hubo alguien con una buena razón para autocompadecerse, fue Fernando de Magallanes. Herido en batalla dos veces, al punto de quedar cojo de por vida a consecuencia de una rodilla destrozada, su condición era lastimera.

A pesar de ello, tuvo la determinación de seguir con sus exploraciones. No obstante, el rey Emanuel de Portugal se disgustó con el joven Magallanes, y dejó de patrocinar sus viajes de exploración.

-No importa -dijo Magallanes-, Acudiré al rey Carlos V de España. Y el rey Carlos lo equipó con cinco naves.

En alta mar, Magallanes se enfrentó a un problema tras otro. Un barco se le hundió en una tormenta. Otro regresó a España. Al rodear la punta del continente sudamericano, él y los pocos hombres que le quedaban, tuvieron que hacer frente a severas tormentas que amenazaban con destruir la flota. Por si esto fuera poco, las provisiones y el agua empezaron a agotarse.

-Mejor regresémonos -le rogaban los marineros.

-¡Ni pensarlo! -contestó Magallanes- Seguiremos aun cuando tengamos que comer el cordaje de cuero del barco.

Durante tres meses navegaron en las aguas tranquilas del Océano Pacífico sin siquiera avistar una isla. El océano parecía estar desprovisto de peces. Las reservas de agua para beber, que ya estaban amarillentas, eran distribuidas por mililitros. Para satisfacer el hambre, los tripulantes masticaban pedacitos de madera y trozos del cordaje de cuero remojado en agua salada. Atrapaban todas las ratas del barco y, después de rostizarlas, se las comían.

Al poco tiempo, la tripulación enfermó de escorbuto y muchos de los marineros murieron. Tras perder a su líder en una batalla en las islas Filipinas, el resto de los hombres continuó su travesía hasta regresar a España. Fueron los primeros en circunnavegar el globo terráqueo. Su valentía los sostuvo hasta terminar lo que habían empezado.

Cristo Jesús necesita a jóvenes y señoritas, hombres y mujeres de valor. Necesita seguidores fuertes que no se dobleguen ante la burla ni los momentos difíciles. Necesita jóvenes con la determinación de los triunfadores, muy a pesar de las circunstancias. Con la ayuda de Cristo, es posible triunfar sobre cualquier obstáculo.

================
Narrado por: Daniel Ramos
Lecturas Devocionales para Jóvenes 2020
Persigue tus sueños
Por: Dorothy E. Watts

Roberto Rosado
57 vistas · 4 años hace

CRISTÓBAL COLÓN

El amor que tengan unos por otros será la prueba ante el mundo de que son mis discípulos. Juan 13:35.

Un viento suave mecía las palmeras mientras Colón y sus hombres vadeaban el trecho que los separaba de la playa de San Salvador aquella mañana de octubre de 1492. Después de haber estado dos meses a bordo de un barco, la agradable sensación de pisar nuevamente tierra firme era realmente conmovedora.

-Gracias, Dios mío -oró Colón de rodillas en la arena-, Gracias por cuidar nuestras embarcaciones durante estos dos meses, y por traernos sanos y salvos a esta nueva tierra.

-¿Dónde estamos? -preguntó uno de los hombres al llegar a la playa. -Realmente, no lo sé -contestó Colón-, pero debemos estar en China o Japón.

-Pero, señor, ¡mire esa gente que sale de la selva! -le señaló uno de sus marineros-. El color de su piel y la forma de sus ojos no se parecen a los de los chinos.

-Se asemejan más a la gente de la India -dijo otro de los marineros.

- Probablemente navegamos muy hacia el sur, lo que nos hace pensar que sea China o Japón, y llegamos a alguna isla cercana a la costa de la India; por lo tanto, estas personas son "indios".

Naturalmente, el hecho de creer que estaban en la India no convertía necesariamente en realidad esa circunstancia. Para llegar a la India todavía les faltaba navegar aproximadamente 20.000 kilómetros. El hecho de llamar indios a los nativos no los hacía necesariamente habitantes de la India.

Aunque califiquemos como simple a Colón por pensar así, tú y yo con frecuencia hacemos lo mismo con las personas que nos rodean. Las juzgamos mal. Por el hecho de que una persona va a la iglesia pensamos que es cristiana, cuando bien podría no serlo realmente. El hecho de parecerse o actuar igual que un cristiano no necesariamente convierte a una persona en tal.

Ser un verdadero cristiano significa tener a Cristo como dueño de nuestro corazón. Jesús nunca peleó. Él nunca insultó a los demás.

Nunca se quejó de los demás ni anduvo hablando mal de los demás. Fue bondadoso con lodos. Realmente amaba a la gente y trataba de ayudarlos y hacerlos felices. Y tú, ¿eres un verdadero cristiano o tienes una falsa identidad?

================
Narrado por: Daniel Ramos
Lecturas Devocionales para Jóvenes 2020
Persigue tus sueños
Por: Dorothy E. Watts

Roberto Rosado
68 vistas · 4 años hace

MARCO POLO

Además, les di mis días de descanso como una señal entre ellos y yo. Ezequiel 20:12.

Marco Polo, de 17 años de edad, escuchaba embelesado a su padre Nicolo Polo y a su tío Mateo Polo, hablar de sus aventuras en las lejanas tierras de Catay.

-¿Podría acompañarlos en su próximo viaje? -preguntó Marco.

-No veo por qué no -respondió su padre-. Te has convertido en un joven fuerte e inteligente. Por supuesto que nos puedes acompañar.

En abril de 1271, los tres Polo emprendieron su largo viaje a Catay (hoy China). Partieron en barco de Venecia a Palestina. De allí, tuvieron que caminar o viajar en camello. No existían carreteras, ni había carros ni autobuses en esos días. Los hombres eran bárbaros e incivilizados. Abundaban los asaltantes y delincuentes a lo largo de los caminos, que robaban a los viajeros solitarios.

-Esto nos protegerá en nuestro viaje -dijo Nicolo sacando una medalla de oro redonda con grabados de unos símbolos raros.

-¿Qué es eso? -preguntó Marco.

-Este es nuestro salvoconducto -le respondió el Sr. Polo-. Kublai Khan nos lo dio. Ordena a todos los súbditos del gran Khan que nos ayuden dondequiera que vayamos. Nuestras vidas dependen de esto.

Con la medalla de oro en mano, los Polo viajaron por muchos países de Oriente sin mayores contratiempos, y regresaron sanos y salvos a su hogar después de 24 años.

El pueblo de Dios tendrá que enfrentar muchos peligros y tiempos difíciles en los últimos días. Habrá tribulación en este mundo como no se ha visto jamás. Los que desprecian a Dios querrán eliminar a los que lo aman y guardan sus Mandamientos.

Durante la tribulación, tendremos una medalla de oro que será nuestro santo y seña, provista por nuestro buen Dios: el cuarto Mandamiento. Cuando se emita el decreto de muerte para todos los que guarden el sábado, entonces los líeles a Jesús, que guardan sus Mandamientos, serán protegidos, del mismo modo en que Nicolo y Marco estuvieron a salvo a lo largo de su viaje. A ellos no les sobrevino ningún mal gracias a su medalla de oro. A nosotros tampoco nos sobrevendrá ningún mal, por causa de la Ley de Dios que está grabada en nuestro corazón.

Mantente fiel a Dios y a su santo sábado. La confianza obediente en Cristo es tu salvoconducto de oro. Es tu señal.

================
Narrado por: Daniel Ramos
Lecturas Devocionales para Jóvenes 2020
Persigue tus sueños
Por: Dorothy E. Watts

Roberto Rosado
35 vistas · 4 años hace

LEIF ERICSON

Elige hoy mismo a quién servirás [...] pero en cuanto a mí y a mi familia, nosotros serviremos al Señor. Josué 24:15.

-¡Miren a ese niño! -dijo un vecino, señalando a ese joven alto y pelirrojo-. ¡Es la imagen viva de su padre Erik!

-Ya es un buen peleador -asintió otro-. Será un gran guerrero, igual que su padre.

-Será más grande que yo -corrigió Erik el Rojo-, Ya hice planes específicos para mandarlo a Noruega para que sirva en la corte del rey Olaf. Aprenderá los modales de un noble, y cuando regrese todos estaremos orgullosos de él.

El perverso Erik no sabía que, durante su exilio, el rey Olaf de Noruega y su corte se habían convertido al cristianismo. Ya no adoraban a los dioses Odín, Thor y Tiu, sino que ahora tenían fe y adoraban al único Dios verdadero.

Después de pasar unas semanas en Noruega, Leif Ericson declaró:

-Yo también quiero ser cristiano. Jesucristo es mucho más poderoso que todos los dioses de mi padre.

-Estoy contento de que hayas tomado esa decisión -dijo el rey Olaf-, Cuando regreses a Groenlandia, debes contar las buenas nuevas acerca de Jesús a todos. Pídele a Erik y a su gente que se conviertan al cristianismo igual que nosotros.

-Haré lo mejor que pueda, su majestad -prometió Leif inclinándose ante el rey-. Mi padre no es un hombre feliz, y sé que Jesucristo cambiaría en mucho su vida.

-No necesito un nuevo dios -rezongó Erik, al oír lo que su hijo le relataba acerca de su nueva religión-, Odín, Thor y Tiu me bastan. No cambiaré.

Aunque la mayoría de los habitantes de Groenlandia habían aceptado a Jesús, Erik se rehusó rotundamente e hizo lo posible para disuadir a su hijo. A pesar de todo, Leif se mantuvo fiel a Jesús.

Dios te pide hoy que analices bien los pros y los contras antes de tomar tu propia decisión. Espera que sigas el ejemplo de Leif Ericson, quien dándole la espalda al mundo, siguió a Cristo. ¿Tendrás el valor de hacerlo hoy?

================
Narrado por: Daniel Ramos
Lecturas Devocionales para Jóvenes 2020
Persigue tus sueños
Por: Dorothy E. Watts

Roberto Rosado
115 vistas · 4 años hace

ERIK EL ROJO

Son sus pecados los que los han separado de Dios. Isaías 59:2.

Erico, el pelirrojo, era un abusivo. Lograba por la fuerza todo lo que quería. Los que no se Intimidaban por su barba roja y ojos verdes, solo al ver sus enormes músculos le daban la razón. Un día exigió la tierra de otro hombre.

-¡No! -le dijo aquel hombre-, ¡No me quites mi terreno! ¿Cómo podré sobrevivir? Quítame lo que quieras, pero no me dejes sin tierra.

-¿Cómo te atreves a desafiar a Erik el Rojo? -se burló el pendenciero-. ¡No solo te quitaré la tierra, sino también la vida!

Cuando el rey de Noruega se enteró de lo que había hecho Erik el Rojo, lo sentenció al exilio. Al refugiarse en Islandia, nuevamente Erik comenzó a buscar pleito y a demandar tierras y cosechas ajenas.

-Aquí no queremos pendencieros como tú -le dijo la gente de la localidad tras soportarlo tres largos años-. Tendrás que abandonar Islandia y vivir en otro lugar.

-Pero ¿a dónde iré?-preguntó Erik-, No puedo regresar a Noruega. -¡Sí, qué lástima! -replicaron los islandeses-. El caso es que nosotros tampoco te queremos aquí. Queremos vivir en paz.

Así que Erik tuvo que viajar a la deshabitada Groenlandia y vivir allí en el exilio.

¿Podemos recordar a algunos personajes bíblicos que, al Igual que Erik el Rojo, tuvieron que vivir en exilio por causa de sus pecados? Jacob, por su avaricia, tuvo que huir a un país lejano. Caín, después de dar muerte a su hermano, se vio obligado a vagar por el mundo. Adán y Eva pecaron, y tuvieron que abandonar su hogar en el Jardín del Edén. Satanás se rebeló en el cielo y fue enviado al exilio en forma definitiva.

Así obra el pecado en las personas. Desata riñas entre hermanos y hermanas. Arma pleitos en el campo de juego. Por causa del pecado, hay guerras y destrucción masiva. Debido al pecado existen policías y prisiones. Por su causa existen la separación y la melancolía de la soledad.

Lo peor de todo es que el pecado no solo nos separa de nuestros familiares y seres queridos, sino también de Dios, y eso significa perdición eterna. Ningún abusivo entrará en el Reino de los cielos. Nadie que tenga un espíritu contencioso verá a Dios. ¿Puedes imaginar a un bravucón en el cielo?

================
Narrado por: Daniel Ramos
Lecturas Devocionales para Jóvenes 2020
Persigue tus sueños
Por: Dorothy E. Watts

Roberto Rosado
36 vistas · 4 años hace

BJARNE HERJULFSON

Todos sus mandamientos son confiables. Salmo 111:7

¡Lleven el ancla! -gritó el robusto y rubio marinero escandinavo al observar el viento del oeste que amenazaba con arrancarle la

túnica de cuero que traía puesta y arrojarla a las gélidas aguas.

El joven capitán vikingo sostenía fuertemente el timón de roble mientras afirmaba sus pies sobre la cubierta de su barcaza de treinta metros.

-¡Eleven la vela!

El capitán Bjarne Herjulfson observaba con orgullo a sus marineros izar la enorme vela de la embarcación. Era cuadrada, con franjas rojas y blancas, y estaba amarrada al mástil principal con sogas de cuero de morsa. Dio un suspiro de alivio al verla llenarse de viento y sentir que la embarcación comenzaba a dejar la protección del fiordo noruego y deslizarse hacia las turbulentas aguas del Mar del Norte.

A un lado del capitán Bjarne, asido de los aparejos, estaba el primer oficial.

-¡Es una locura iniciar el viaje hacia Groenlandia en medio de una tormenta invernal como esta! ¡Mire el tamaño de esas olas!

-¡Observa bien la vela! -le contestó Bjarne- ¿Ves cómo está de llena? ¡A este paso llegaremos a Groenlandia en la mitad del tiempo!

-¡Eso, si llegamos! -repuso el primer oficial.

Tras soportar tres días de ventarrones, una densa neblina descendió sobre los marineros en alta mar. La vela de franjas blancas y rojas quedó flácida durante varios días, mientras navegaban a la deriva en una neblina tan cerrada, que no se podía ver el sol de día ni las estrellas por la noche. Sin la orientación de los astros, estaban perdidos, puesto que en esos días todavía no existían ni el radar ni la brújula. Cuando por fin se disipó la neblina, se encontraban cerca de Terranova, muy al sur de su destino original.

En cierta forma, tú y yo somos como Bjarne. Este año se nos antoja un mar enorme y desconocido. Las condiciones de este mundo y las circunstancias particulares de nuestra vida nos envuelven como una densa niebla. ¿Existirá alguna alternativa para nosotros durante este nuevo año, o tendremos que viajar a la deriva?

¡Claro que sí! A diferencia de Bjarne, tenemos una brújula que nos puede guiar: la Palabra de Dios, la Biblia. Así como la aguja de la brújula siempre señala el Norte, la Palabra de Dios nos indica la dirección al cielo. En este nuevo año, asegúrate de consultar tu "brújula" diariamente.

A menos que se diga lo contrario, todas las citas bíblicas han sido tomadas de la versión de la Biblia Nueva Traducción Viviente.

===============
Narrado por: Daniel Ramos
Lecturas Devocionales para Jóvenes 2020
Persigue tus sueños
Por: Dorothy E. Watts