Hasta la próxima


Devocion Matutina Para Adultos - Sabado 4 de Enero del 2020

28 vistas
Roberto Rosado
20
Publicado en 03 Jan 2020 / En Matutinas / Matutina Adultos

PREDESTINADOS A SER SALVOS

«Antes que te formara en el vientre, te conocí, y antes que nacieras, te santifique, te di por profeta a las naciones» (Jeremías 1:5).

Se cuenta la historia de un grupo de jóvenes seminaristas que debatían intensamente el tema de la predestinación. La discusión llegó a tal grado de acaloramiento que se apartaron unos de otros formando dos bandos: uno a favor y otro contra. En medio quedó un joven indeciso que no estaba seguro de dónde ubicarse. Finalmente se decantó por el grupo de la predestinación. Cuando se acercó, los compañeros le preguntaron:

-¿Quién te envía a nuestro grupo?

-Nadie —respondió-. Vengo por mi propia voluntad.

A lo que los partidarios de la predestinación le respondieron:

-¿Por tu propia voluntad? No, no, ¡tienes que unirte al grupo contrario!

Cuando llegó al otro bando, le preguntaron:

-¿Por qué has decidido unirte a nosotros?

-En realidad, me envían los del otro grupo —respondió el joven.

-¿Te han enviado ellos? ¡No! ¡De ninguna manera! No puedes ser de los nuestros ¡a no ser que vengas por tu propia voluntad!

La salvación cuenta con dos pasos: Dios nos escoge, de alguna manera nos «predestina» a ser salvos y, después, nosotros escogemos la oferta que Dios nos hace. Los dos pasos son necesarios. El primero está garantizado. El segundo, depende de cada persona.

El versículo de hoy puede mirarse desde la perspectiva de la «predestinación». El Señor escoge a su siervo, el profeta Jeremías, desde que empieza a formarse en el seno materno. La promesa puede extenderse a todos los creyentes, como lo indican las palabras del apóstol Pablo a la iglesia: «Por su amor, nos predestinó para ser adoptados hijos suyos por medio de Jesucristo, según el puro afecto de su voluntad» (Efesios 1:5). Hecha esta oferta, este don, lo tenemos que aceptar, tenemos que hacer la elección correcta: «Os he puesto delante la vida y la muerte, la bendición y la maldición; escoge, pues, la vida, para que vivas tú y tu descendencia» (Deuteronomio 30:19).

La salvación eterna está disponible para todo ser humano. Jesús murió, resucitó e intercede para que nuestra salvación esté asegurada. ¡Qué enorme privilegio saber que Dios nos conoce y nos escoge desde antes de nuestro nacimiento y nos destina a ser salvos! Esta razón debería ser suficiente para sentir un sano orgullo, un gozo inefable por lo que Dios ha hecho por nosotros.

Si te tienta el pensamiento de no ser apto para algo, piensa que ya eras apto desde el vientre de tu madre porque Dios te escogió. Tú solo tienes que escogerlo a él.

==================
Narrado Por: Merari Medina
Lecturas Devocionales para Adultos 2020
Un corazón alegre
Por: Julián Melgosa y Laura Fidanza

Mostrar más
0 Comentarios sort Ordenar por

Comentarios de Facebook

Hasta la próxima